JABÓN NATURAL CÓMO SE HACE

La naturaleza es el espejo retrovisor donde usted puede ver su alma. La vinculación con la naturaleza es la única forma de hallar nuestras raíces y preservar nuestra identidad como humanos. Nuestra meta es la de acercar a la naturaleza, al elegir los mejores ingredientes que puede ofrecer la naturaleza para nuestros jabones naturales Skin Novels. Aromaterapia, naturaleza, poesía. Un agradable recordatorio para que ames a la piel que en la que habitas. El resto es historia. En el proceso.
La historia. En el principio de los tiempos, la gente usaba únicamente agua para limpiar su cuerpo. Pero a menudo, en la medida en la que se dan cuenta que eso no era suficiente ni satisfactorio, fueron en busca de mejoras. La primera producción de jabón ocurrió cerca de 2800 a. C. en la antigua Babilonia. Los sumerios combinaron cenizas de madera con grasa animal y vegetal y obtuvieron una sustancia que era eficaz para la limpieza.
La elaboración de jabón siguió en esencia siendo la misma durante 3 000 hasta 1916. En respuesta a una escasez de grasas, los alemanes crearon una versión barata del detergente sintético a partir de sulfonatos de alquilo. Durante los siguientes 50 años, la fórmula del detergente siguió siendo adaptada a varios usos de limpieza, en particular los sulfonatos de alcohol que se usan en los shampús. Para la década de 1950, los detergentes sintéticos han tomado el lugar de los jabones en todas las aplicaciones, desde el lavado de ropa hasta la higiene personal.
Hoy en día, el popular movimiento orgánico ha comenzado mover el péndulo de regreso, de los detergentes sintéticos, hacia productos más naturales que siguen los procesos tradicionales de elaboración de jabones, como el genuino proceso en frío para el jabón que usamos aquí, en SKIN NOVELS. ¿Por qué usamos este método? Con el fin de preservar intactas las propiedades de los ingredientes naturales, que aporta más beneficios para la salud de la piel.
El proceso. La artesana del jabón llena el tazón de medición con la cantidad adecuada de agua térmica, de acuerdo a la receta. Ella agrega lentamente la cantidad adecuada de lejía, para crear la solución de lejía y agua, y la agita. Luego pesa los aceites y los funde en un cazo de acero inoxidable, usando un quemador a medio gas.
Cuando la solución de lejía y agua, y los aceites han alcanzado la misma temperatura, de preferencia a la temperatura del cuerpo, ella verte lentamente la solución de agua en el cazo de acero inoxidable de aceites fundidos para crear una mezcla de jabón.
La artesana bate vigorosamente la mezcla de jabón durante cerca de 15 minutos, hasta que la mezcla comience a espesar, como un pudín. A esta se le llama punto de “turrón”. El uso de una licuadora eléctrica de inmersión es una forma de acelerar el batido y llevar, más rápidamente, la mezcla de jabón al punto de turrón.
Una vez que la mezcla de jabón alcance el punto de turrón, agrega los aceites esenciales, luego los ingredientes activos y bate. Nuevamente, el punto de turrón puede reconocerse por los patrones dejados en la mezcla de jabón en la medida que se bate. Se parece a un pudín que va espesando.
Luego vacía la mezcla en los moldes, asegurándose que la mezcla de jabón se distribuya de forma uniforme. Almacena los moldes en un lugar cálido, y deja que se curen y endurezcan durante 24 a 48 horas.
Luego de que el jabón ha endurecido, retira el jabón del molde, lo corta en barras y le estampa nuestro logo. Luego de que termina este proceso, las barras necesitan curarse y secarse durante 4 a 6 semanas antes de que están listas para ser usadas como jabones.
Los poemas. Si la belleza reside en los ojos de quien la posee, la poesía reside en el corazón. En cada jabón natural que hacemos, consideramos al cuerpo y al alma de forma igualmente trascendente, al envolver los jabones en los poemas más bellos que se hayan escrito. Los Skin Novels están hechos a mano y también con el corazón. Así es como lo hacemos: empacamos amor y cariño en cada jabón natural, para tu piel y para el alma que se aloja en él. Usted nos encuentra aquí. Porque siempre volvemos al escenario de la rima.